Como vaya viniendo

Pocas veces, la proyección privada para la prensa del primer capítulo de una telenovela ha producido tal impacto. Al término de la transmisión, el auditorio de la subsede de Rctv en Los Cortijos se llenó de aplausos, cuchicheos y felicitaciones que continuaron en la terraza aledaña. Tras el feed back, todo estuvo listo para el lanzamiento de «Por estas calles».

El 3 de junio de 1992, la historia del escritor Ibsen Martínez ocupó el horario de las nueve de la noche, con Marialejandra Martín, Aroldo Betancourt y Franklin Vírgüez, encabezando la lista de créditos que desfiló en pantalla, al son de la canción homónima creada por Yordano.

Ese episodio inicial fue una redonda declaración de intenciones. Aparición de un viandante llamado Don Lengua (Alexander Millic), editorializando sobre algún hecho de actualidad; fijación de los nudos dramáticos con estupenda claridad, presentación de los personajes con insólita contundencia y cierre con aforismo pronunciado en off, por la maravillosa voz de Tomás Henríquez.

La historia enganchó desde el principio, reportando importantes índices de audiencia. Cada día, su contenido incluía sucesos de actualidad, mientras Eudomar Santos (Vírgüez), Eloína Rangel (Gledys Ibarra), El Doctor Valerio (Roberto Lamarca), Don Chepe (Héctor Mayerston), Lucha Briceño (Carlota Sosa) y El Hombre de la Etiqueta (Carlos Villamizar) se ganaban la simpatía del público, con sus recreaciones de héroes y antihéroes, pero de carne y hueso.

La producción, sin embargo, no fue ajena a los conflictos. El primero, cuando se concretó la renuncia de Aroldo Betancourt, quien procuraba un aumento salarial que obtuvo en su mudanza a Venevisión. El segundo, cuando los ejecutivos de Bárcenas, negados a matar la gallinita de los huevos de oro, decidieron alargar la telenovela en contra de la posición de Martínez, quien se había comprometido a escribir 90 capítulos.

A pesar de tales escollos, «Por estas calles» continuó al aire. Los desarrolladores de la historia hilaron una trama con otra, sacando y metiendo personajes que le permitieron llegar a los dos años, dos meses y 27 días de transmisión, hecho que la convirtió en la telenovela de mayor permanencia en pantalla, al romper el récord que mantenía «El derecho de nacer» desde 1965.

“El mundo está lleno de buenas máximas, solo falta ejecutarlas” fue el aforismo de Blaise Pascal utilizado el 25 de agosto de 1994, antes de que apareciera la palabra fin en el último capítulo. Entonces, la historia de la maestra Eurídice Briceño terminó, sin embargo, todavía falta que el mundo atienda las palabras del matemático francés.

Deja un comentario

Lo último

El futuro James Bond trabajará al servicio del rey Carlos III

Es la primera vez que el agente trabajará con un monarca que no sea la reina Isabell II

Carlos Romero “El Potrillo”: “Regresé para quedarme”

El cantante tachirense lanzó un dúo junto a Luis Silva

Aran One y La Melodía Perfecta fusionan talentos en «Ke nivel»

El videoclip oficial se grabó en Caracas bajo las órdenes de Alfredo "Shaka"

Nubarrones

Lea aquí la columna "El mago de OS" de Orlando Suárez

«Los Supersónicos» se adelantaron al futuro

La serie de Hanna-Barbera cumple seis décadas

Eduardo Serrano celebra la publicación de su primer libro

El artista de la interpretación incluyó reflexiones y poesías en su primer obra

De cautivos

Lea aquí la columna "La Cota Lil" de Lil Rodríguez

La vida del diseñador Balenciaga se contará en una serie

Disney+ estará al frente del proyecto

Especiales