Publicidad

Colgar la bufanda

José Gregorio Faría
Foto: Cortesía IG @jose.g.faria.9
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Muchas cosas han cambiado desde aquel 17 de julio de 1996, cuando una veintena de jóvenes aceptó el reto de participar en el concurso montado por la Organización Miss Venezuela y Venevisión, para atender a la invitación formulada por Julia Morley, quien decidió realizar una versión masculina de su certamen londinense.

Publicidad

Si bien existe el antecedente de una elección realizada cuatro años antes y conducida por Guillermo “Fantástico” González, en Venezolana de Televisión, tal evento no tuvo mayor repercusión, porque no existía un compromiso internacional y porque cualquier chamo que interviniera en “algo así”, a finales de los 80, era víctima de todo tipo de prejuicios. Y eso que no había redes.

Con la mira puesta en la selección de un representante al novel Míster Mundo, Maite Delgado condujo la gala de Míster Venezuela 1996 que tuvo lugar en el estudio 1 del canal de La Colina. El show musical, producido por Joaquín Riviera, contó con Las Chicas del Can, una versión de Y.M.C.A. a cargo de Johnny Nessy, Jorge Aravena y José Ángel Ávila; un refrescamiento del sketch de “Flora y Hortensia” por cuenta de Gabriela Rodríguez e Irma Palmieri; y una coreografía interpretada por Mercedes Salaya y La Beba Rojas.

Al término del show, fue proclamado el zuliano José Gregorio Faría como ganador de la bufanda. Aunque no tuvo figuración en el concurso inglés, la experiencia le permitió hacer buenas amistades. Primero se casó con Esther Arroyo y, luego de divorciarse, con Eugenia Santana, ambas tituladas Miss España. Reside en el país ibérico.

Al margen de esos detalles, el Míster Venezuela llega a sus bodas de plata con una historia irregular y con un futuro incierto. En 25 años, se han concretado 15 elecciones (con brechas significativas) y 2 designaciones a dedo (para salir del paso). La última edición data de 2019 y, a juzgar por el silencio, la televisora del tigrito parece haber congelado el concurso.

Publicidad

Aunque la decisión luce comprensible desde el punto de vista económico, reduce oportunidades a quienes quieren hacer carrera en los medios, en virtud de que es un valioso trampolín, tal y como ocurre con la versión femenina. En el mismo canal están los ejemplos de Jordán Mendoza y Alejandro Zumbo. Además, cede terreno a otras organizaciones que le están apostando a este tipo de eventos.

Muchas cosas han cambiado desde aquel 17 de julio de 1996. Afortunadamente, la reducción de prejuicios es una, a pesar de que nunca falta un cavernícola. Y la ausencia de motivos para celebrar es otra. Porque parece que el Míster Venezuela recibió su jubilación a los ticinco. 

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad