Publicidad

Clara Inés llegó antes que Betty

Betty (El Desprecio)
Collage Chevere.life
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Betty Pinzón Solano no fue el primer personaje protagónico femenino en sufrir una metamorfosis que terminó de enamorar al galán de turno, en su caso, a don Armando Mendoza. Es verdad que el escritor colombiano Fernando Gaitán logró una historia novelada en tono de comedia que convirtió a “la fea” en un suceso en el mercado hispanohablante con alguna réplica en el sajón.

Publicidad

Pero lo hizo con una fórmula probada: la joven de baja autoestima, mal arreglada y gris que carece de atractivos para el sexo opuesto. En 1980, Delia Fiallo la aplicó en «Buenos días, Isabel», con un trabajo impecable por parte de Flor Núñez, y, 11 años después, Julio César Mármol la repitió en «El desprecio», con una interpretación memorable de Maricarmen Regueiro.

Aunque Regueiro ya había mostrado y demostrado la dimensión de su talento al frente de varias producciones de Rctv, con Clara Inés terminó de convencer a los escépticos que sumaron aplausos a la forma en que dio vida a una chica miope y tartamuda, cargada de verdad y alejada de la caricatura. Un trabajo histriónico para el recuerdo de alguien que optó por retirarse del medio artístico, cuando parecía que todavía le quedaba mucho por dar.

Hasta siempre

Maricarmen Regueiro se formó en la Escuela Nacional de Teatro, a pesar de que la actuación no terminaba de cuajarle. Comenzó a agarrarle el gusto cuando fue incorporada al elenco de la comedia «Mami». Bastaron tres personajes sucesivos en «Cristal», «La intrusa» y «Mi amada Beatriz», para que los ejecutivos del canal de Bárcenas y el escritor José Ignacio Cabrujas vieran su potencial como protagonista, probándola en el seriado «Mansión de luxe».

Fue así como le encomendaron compartir créditos estelares con Carlos Mata (el caballito ganador de la televisora luego de su éxito internacional), Caridad Canelón (establecida como primera actriz) y Flavio Caballero (respetado primer actor) en «Señora». La historia dominó el rating de tal manera que su capítulo final fue estructurado en dos horas para competir con el concurso Miss Venezuela 1988.

Además de trabajar en el patio, Regueiro fue contratada para encabezar los elencos de «Natacha» en Perú, al lado de Diego Bertie, y «Princesa» en Argentina, junto a Gabriel Corrado. Ambas producciones permanecen en el recuerdo de los televidentes de esos países, incluso la segunda fue retransmitida algunos años después.

Al regreso, apenas participó en «Amores de fin de siglo» de Leonardo Padrón y «Caríssima» de Julio César Mármol, al término de la cual decidió abandonar el mundo de la televisión para dedicarse al hogar cuando corría el año 2001. Según ha trascendido, no hay regreso a la vista. 

Publicidad

Familia feliz

De padres gallegos dedicados al mundo de la joyería, Maricarmen Regueiro Lorenzo nació el 22 de noviembre de 1966, en Los Teques. Durante su corta, pero fructífera trayectoria, apenas se conocieron su relación sentimental con Franklin Vírgüez y su romance con Diego Bertie.

Después saltaría a las páginas rojas por su vínculo con Ramiro Helmeyer, condenado en 1993 por el caso del carro bomba que explotó en el Ccct e indultado en 2000. La pareja contrajo nupcias y tuvo dos hijos: Nicolás y Daniela. Además, la actriz asumió la custodia de dos sobrinas que perdieron a su madre en un accidente de tránsito.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad