Publicidad

Caribe Feliz-ciano

Foto: EFE
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las conexiones que establece la música son tan tremendas, tan intensas, que el melómano llora y se lamenta cuando parte algún músico querido, y sin embargo lo siente ahí, cerca de él para siempre. Y lo canta y lo baila también. Así pasa con José Cheo Feliciano, el querido ponceño nacido el 3 de julio de 1935 y que cambió de afinque en abril de 2014 cuando contaba con 79 años. Hoy se cumplen 86 de su natalicio ponceño.

Publicidad

Venezuela y José ‘Cheo’ Feliciano establecieron un nexo profundo, bonito, humano y musical de permanencia. Fueron muchas las visitas del músico boricua a Venezuela, muchos los amigos, los compadres, los cómplices de sus tremenduras y muchísimos los que elevaron oraciones para que el Cheo llevara su vida a feliz puerto, como en efecto aconteció. Y fue el amor, el amor a su pueblo natal, a la música, a sus seguidores y a Cocó, su eterna compañera. En Venezuela grabó con la Rondalla Venezolana. En Venezuela se reencontró con Eddie Palmieri. Pa’ que afinquen, pues. Como afincó en Cuba, con sabor.

Cheo fue percusionista, salsero, bolerista y también le entró a la música de tradición de su tierra, Puerto Rico. Fue, además un buen compositor, y “El Ratón” da fe de ello.

El Caribe conoce de ausencias y retornos en la música. Creemos que el retorno de Cheo Feliciano al mundo discográfico de la mano de Tite Curet Alonso en 1971 fue mágico, como sueño que reivindica la vida.

Esta será para muchos y muchas (me incluyo) una jornada impregnada de la voz del ratón Feliciano. Repertorio hay: «El Ratón», «El pito», «A las seis», «Anacaona», «Pa’ que afinquen», «Amada mía», «Salomé», «Los entierros», «Canta», «Nina», «Ritmo alegre», y por ahí sigue la lista.

Publicidad

Hoy el Caribe es Feliz-ciano

@lildelvalle

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad