Publicidad

Boleros y lluvia

Lluvia
Agustín Lara. Foto: Instagram @la_literatura_salio_mal

Cuando no podía salir a jugar por causa de la lluvia, Aquiles Nazoa decía: “Este parece un día de otra parte”.

Publicidad

Así estamos en la actualidad, viendo llegar bajo la lluvia el final del mes de abril que le robaron a Sabina, el abril que esperó Silvio mientras el reloj se transformaba en cangrejo, el abril en que las estrellas que alumbran no tienen el fino destello del mirar de la musa del poeta Germán Fleitas Beroes.

Mirando la lluvia, lo que provoca es cantar boleros, incluyendo aquel ranchero de Juan Gabriel, «Lágrimas y lluvia». Lloviendo está y por eso es que no ves mis lágrimas/ las mismas que te seguirán a donde vayas/ y aunque yo sé que nunca más tú volverás/ te esperaré, te esperaré aunque no vuelvas mas.

Hay muchos boleros para entonar mirando la lluvia. Escojo aleatoriamente para compartir.

1-«Contigo en la distancia», César Portillo de la Luz- (1922- 2013), Cuba. 

No hay bella melodía en que no surjas tú/ ni yo quiero escucharla si no la escuchas tú/ Es que te has convertido en parte de mi alma/ ya nada me consuela si no estás tú también

2- «Piensa en mí». Agustín Lara- (1897- 1970). México.

Piensa en mí cuando beses/ cuando llores también piensa en mí/ Cuando quieras quitarme la vida/ no la quiero para nada,para nada me sirve sin ti. 

3-«Obsesión», Pedro Flores 1894- 1979), Puerto Rico.

Por alto (que) esté el cielo en el mundo/ por hondo que sea el mar profundo/ no habrá una barrera en el mundo que mi amor profundo/ no rompa por ti. 

4-«Escríbeme», Guillermo Castillo Bustamante (1910- 1974), Venezuela.

Me hacen más falta tus cartas que la misma vida mía/ lo mejor morir sería/

Si algún día me olvidaras/ Cuando llegan a mis manos su lectura me conmueve/ y aunque sean malas nuevas, escríbeme, escríbeme. 

Igual la lista puede ser con venezolanas tradicionales, bellísimas acompañantes de las horas del país. ¿Salsa? También vale.

Publicidad

Valen.

@lildelvalle

Publicidad
Publicidad