Publicidad

«Belfast»: un retrato de inocencia en blanco y negro lleno de encantos

Belfast
Fotos Cortesía Universal Pictures.

Conmovedora, mágica y fresca «Belfast» es una película llena de encantos, narrada a partir de la inocente mirada de un niño. Un pequeño de nueve años que se enfrenta a situaciones cotidianas o al límite que dan cuenta de su ingenuidad. Un retrato familiar de encuadre perfecto, con momentos para reír, reflexionar y, como no, también para llorar. El cine dentro del cine, con destellos de melodrama televisivo, western y cine bélico.

Publicidad

El director británico Kenneth Branagh lleva a escena, después de varios intentos de redimirse con el séptimo arte, su proyecto más personal y lo hace con tal carisma que logra eclipsar hasta los más duros corazones.

Narrada en blanco y negro y desarrollada en Irlanda del Norte en 1969 en pleno conflicto ideológico entre católicos y protestantes, el filme cuenta además con actuaciones de lujo. Las cuales le impregnan todo el encanto necesario para llevarla a buen puerto.

Los abuelos del pequeño son una delicia, sus padres, su hermano y hasta sus compañeros de clases. Fantástico el trabajo de Caitriona Balfe, JamieDornan, Judi Dench, Ciarán Hinds, Jude Hill, Lewis McAskie y Colin Morgan.

Y aunque la sinopsis expone solo que «a través de la mirada del pequeño Buddy, asistimos a la lucha de sus padres, familia y vecinos para sobrevivir; en una ciudad que comienza a sufrir las consecuencias de la violencia y las tensiones políticas», la película es mucho más que eso.

Un toque de color

Resulta interesante ver cómo en «Belfast» el cine, dentro del cine rompe con lo monocromático para mostrarse a full color. Esto cuando la familia asiste a una función de «Hace un millón de años». Lo mismo que el teatro cuando Buddy y su abuela siguen el clásico «Un cuento de Navidad» en una sala, incluso en los lentes de esta se proyecta el montaje a color. Toda una novedad que sube los decibeles de su encanto y calidez.

Buddy además de soñador, quiere llegar a la luna, es enamoradizo y tan ingenuo que la mayoría de sus ocurrencias despegarán la risa en los espectadores. Porque sí, el humor está presenta a pesar de la alta carga dramática. Branagh construye la historia a partir de sus recuerdos a modo de álter ego. Un relato cotidiano que encuentra magia en su narración, con una familia que no es perfecta pero intenta salir airosa de la crisis, con padres que pelean pero se aman profundamente y abuelo consentidores que son el pilar moral de la propuesta.

Publicidad

Y al final una hermosa dedicatoria: «Por los que se fueron, por los que vendrán y por los que siempre estarán».

Nominada a nueve premios Óscar, incluida la categoría de Mejor película, Mejor guion original y Mejor director, goza también de una increíble banda sonora.

Publicidad
Publicidad