Barbarie

Parece cada vez más urgente que la lectura de Doña Bárbara sea incluida, con carácter obligatorio, en el pensum de unos cuantos países. La lucha entre civilización y barbarie, recreada por el escritor Rómulo Gallegos, tiene un protagonismo en el mundo actual que choca de bruces con los avances legislativos en Derechos Humanos y con la realidad tecnológica. Nada que ver con lo que se supone que debería ser la tercera década del siglo XXI.

Lo sucedido en Sudán del Sur con la modelo Amelia Aboud Michael Sky desprende cualquier mandíbula.

En 2017, la joven decidió incursionar en los certámenes de belleza. Defendió los colores de su país en, por lo menos, cinco concursos, incluyendo Miss Supranacional 2021, en el cual compartió con la venezolana Valentina Sánchez Trivella. En algunos tuvo más suerte que en otros, pero la proyección lograda le permitió abrirse camino sobre las pasarelas.

Todo iba sobre ruedas para la maniquí de 27 años, 1,78 de estatura, trilingüe y maestra de preescolar titulada. Sin embargo, falleció el 12 de septiembre, al regresar a su terruño, para despedir a su padre enfermo.

Su hermana mayor, Ebony, informó que el deceso se produjo como consecuencia de un viaje realizado desde Yambio hasta Juba, la capital del país africano. Aseguró que la lluvia y el polvo complicaron la salud de la chica, por lo cual debió ser trasladada al hospital donde expiró. Agregó que la familia dependía de Amelia para todo y que dejó pendiente un viaje de trabajo a Alemania.

Sin embargo, medios locales ofrecieron una versión completamente distinta. Según la prensa, la modelo fue asesinada por un grupo de compatriotas que rechazaba su actividad profesional, al considerar indecorosos los concursos de belleza, por motivos religiosos. Algunos indicaron que el relato de la hermana era el resultado del temor a represalias contra otros miembros del clan.

Desde su independencia en 2011, Sudán del Sur se define como una república democrática, respetuosa de la diversidad étnica, cultural, idiomática, racial y religiosa, aunque, de acuerdo a distintos estudios, entre el 60 y el 70% de la población practica el cristianismo. Incluso Amelia, en su biografía de Instagram, se identificaba como cristiana, sin saber que sería víctima del fanatismo que se nutre de la intolerancia.

Tristemente, contrario al desenlace de la obra de Gallegos, en esta historia de la vida real triunfó la barbarie y es muy posible que también lo haga la impunidad, por tratarse de la acción de un colectivo. Y es así como una joven mujer africana, en ejercicio de su libre albedrío, pasa a ser un número más en unas estadísticas más acordes con la Prehistoria.

Deja un comentario

Lo último

¿Viste el tráiler de «Élite 6»? Esto se descontroló

El 18 de noviembre se conocerá al nuevo grupo que hará de Las Encinas un infierno

¿Cómo así? John Cena batió un récord Guinness por ser un encanto

El actor se convirtió en la celebridad que más deseos cumplió a niños enfermos

Precuela de «El rey león» rugirá en 2024

Según Barry Jenkins, su director, se contará cómo un huérfano encuentra su lugar

Explora en Netflix la singularidad de una abogada autista

"Woo, una abogada extraordinaria" es el más reciente k-drama en triunfar en la plataforma

Desempolvamos curiosidades de Olivia Newton-John en su cumple

La artista estaría cumpliendo 74 primaveras este 26 de septiembre

¿Cómo? Gilberto Correa fue víctima de la delincuencia cibernética

El animador venezolano se vio obligado a crearse otro perfil en Instagram

«Don’t Worry Darling» se sacude el drama y debuta en la cima

El estreno no fue el fiasco total que algunos preveían, aunque tampoco fue un éxito

Gustavo Dudamel es destacado con otro importante premio internacional

Fue reconocido por su excelencia artística, innovación y humanitarismo

Especiales