Publicidad

Audrey Hepburn cumpliría 92 años este 4 de mayo

Foto: Cortesía Warner Bros.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Audrey Hepburn, actriz considerada por el American Film Institute como la tercera mayor leyenda femenina del cine estadounidense, celebraría hoy sus 92 años. Para traer de vuelta la gracia y elegancia de esta encantadora actriz británica, la recordamos en el aniversario de su nacimiento.

Publicidad

Recordada por filmes como «Breakfast at Tiffany’s» o «My Fair Lady», entre otros éxitos de la gran pantalla, Audrey Kathleen Ruston nació en Bélgica el 4 de mayo de 1929.

Datos personales e inicios

Bajo el signo de Tauro, fue la única hija única del inglés Joseph Victor Anthony Ruston y de su segunda esposa, la baronesa Ella Van Heemstra.

Entre 1935 y 1938, Hepburn estudió en una academia privada de chicas en Kent, Inglaterra. Más adelante, acudió al conservatorio de Arnhem (entre 1939 y 1945), para iniciarse en piano y ballet clásico, estudios que compaginaba con el aprendizaje académico.

En 1945 se trasladó a Ámsterdam donde continuó con las clases de ballet, pero esta vez con Sonia Gaskell. En 1948 se fue a Londres y enfocada en continuar con el ballet, de mano de la reconocida Marie Rambert.

De vez en cuando, Hepburn le preguntaba a Rambert sobre su futuro, a lo que ella le respondía que podría seguir allí y tener una gran carrera. La frenaba el hecho de ser relativamente alta (un metro 67 centímetros), sumado a su delgadez a causa de la malnutrición durante la ocupación alemana. Esto sentenciaba la posibilidad de lograr un futuro como primera bailarina y quizás, por esta razón, desvió su atención hacia la actuación.

Políglota por supervivencia

La también activista Audrey Hepburn hablaba perfectamente el inglés, francés, alemán, italiano español e incluso neerlandés.

Durante su juventud vivió la Segunda Guerra Mundial y se dedicó a hablar en neerlandés para cubrir sus orígenes ingleses. Además, su madre la llamaba Ella Van Heemstra para esconder aún más la identidad de la actriz y así proteger su vida.

¡Voila!

A sus 22 años protagonizó la adaptación teatral de la novela «Gigi» donde interpretó a la heroína de la historia. En una caminata por la Rivera Francesa, la actriz fue interceptada por la autora francesa Colette quien deslumbrada por la belleza de Hepburn dijo: «Voila, c’est Gigi», lo cual se traduce al español como «¡Listo!, esta es nuestra Gigi».

La interpretación de este personaje en la obra de Broadway marcaría el comienzo de una carrera artística llena de éxitos y oportunidades.

El Óscar nervioso

Tal parece que Audrey no se esperaba recibir el premio de la Academia a la Mejor actriz por su interpretación como la Princesa Ann en la cinta «Roman Holiday», pues se dice que al obtener el galardón, besó al presidente de la institución en la boca en vez de la mejilla.

Asimismo, perdió su trofeo por unos instantes y posteriormente lo encontró en el baño por lo que pudo recuperar la compostura.

De 1955 a 1967 obtuvo cuatro nominaciones al galardón de Hollywood. En 1992 se le entregó una estatuilla dorada especial pero se trató del Premio Humanitario Jean Hersholt.

Interpretó un rol pensado para Marilyn Monroe

Uno de los personajes más destacados en la carrera actoral de Hepburn es el de Holly Golightly de «Breakfast at Tiffany’s». Sin embargo, Truman Capote estaba empeñado en que Monroe era quien debía interpretarlo pero Paramount prefirió a quien hoy celebramos.

Según medios internacionales, Capote repudió enormemente la interpretación de la actriz británica porque no se parecía en nada a lo que pretendía proyectar. Incluso afirmó que quería vomitar al ver el resultado final del filme.

Un ícono de la moda

A pesar de la humildad que caracterizaba a la también modelo, se convirtió en un referente de moda, estilo y buen gusto aunque se perseguirlo ni identificarse como tal. Muchas personas querían imitar su peinado, maquillaje y accesorios así como también sus ceñidos y elegantes vestidos. Incluso su manera de hablar y hasta caminar.

Además de todo su éxito, talento y buen gusto Audrey Hepburn era muy simpática. Cuando se dio cuenta de que las chicas querían emularla, ella misma dio las claves para que copiaran su estilo. «Mi apariencia es accesible a todas. Con un moño alto, lentes oscuros grandes y vestido negro, toda mujer se puede ver como yo».

Publicidad

En el mundo de la alta costura siempre se mantuvo fiel a Givenchy, el modista que creó para ella su perfume «L’Interdit».

Falleció el 20 de enero de 1993 en Suiza, a sus 63 años de edad de cáncer. Dedicó los últimos años de su vida a la Unicef, de la que era embajadora permanente. Deseó que se le recordase como la princesa rebelde de «Vacaciones en Roma» o con el rostro sin lavar de la florista del Covent Garden en «Myfair lady».

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad