Publicidad

Aquí no, aquí no

Aquí no hay quien viva
Foto: Cortesía Antena 3
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Los adultos contemporáneos seguramente recordarán a un ventrílocuo español que aparecía con frecuencia en “Sábado sensacional”, junto a sus muñecos: Macario, Monchito y el cuervo Rockefeller, que se caracterizaba por voz ronca, tono retador y particular forma de matizar los diálogos con una especie de trompetilla. Tanto en los 70 como en los 80, Amador Bendayán se encargaba de darle la bienvenida.

Publicidad

Los más jóvenes se habrán topado con la comedia “Aquí no hay quién viva” que cada fin de semana ocupa buena parte de la programación de Antena 3, sin importar que sus 90 capítulos hayan sido repetidos sopotocientas veces desde que fue estrenada en 2003. Sea como sea, lo importante en este punto es el nombre del productor ejecutivo.

En ambos casos, se trata de José Luis Moreno, quien esta semana se convirtió en una de las noticias más importantes de la península ibérica, tras ser detenido como supuesto cabecilla de un entramado creado a través de más de 700 empresas, para blanqueo de capitales, fraude bancario y desviación de fondos. No descartan que todo pudiera estar relacionado con el narcotráfico.

Según ha trascendido, la investigación comenzó hace tres años. Desde entonces, los cuerpos policiales estaban detrás del empresario (dueño de una de las productoras más grandes de España) y en 2020 lograron la autorización de un juez para pincharle el celular.

Con la recaudación de indicios, surgió la orden para detenerlo y para registrar tanto su mansión, ubicada en un exclusivo barrio madrileño, como su lugar de trabajo. Miembros de su familia también se encuentran tras las rejas. Este hecho coincide, además, con la información de que el productor tiene una deuda con Hacienda que se acerca a los tres millones de euros.

Para hacer más escabroso el caso, la noticia ha estado acompañada por testimonios que presentan a Moreno como mala paga, explotador y déspota, cuya fama se conocía en el ambiente artístico, aunque pocos se atrevían a comentarla públicamente, por temor a las represalias que pudieran traducirse en carreras truncadas. Alguien ha dicho que se comportaba como un mafioso.

Publicidad

A pesar de que hasta ahora todo se ha manejado con el “supuesto” y el “presunto”, no deja de ser llamativo que lo hayan detenido, a los 74 años de edad, sabiendo la repercusión mediática que tendría.

Si se determina su culpabilidad, sería muy triste comprobar cómo alguien que alegró la vida de miles de personas tenía una cara oculta maquillada por la ambición. Sin embargo, la sociedad actual le adjudica la “presunción de inocencia” hasta que los tribunales hagan su trabajo. Ya llegará el momento de sacar conclusiones. 

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad