Publicidad

Anthony Ramos sigue ascendiendo en popularidad con “Love and Lies”

Anthony Ramos
Foto: EFE
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Sobran los motivos para decir que Anthony Ramos es el artista latino del momento tras su papel protagonista en el musical “In The Heights” y la serie de HBO “In Treatment”, ahora se suma a la lista el reciente lanzamiento de su segundo disco, “Love and Lies”, refirió EFE.

Publicidad

“El trabajo no para. Hay días en los que estoy cansado, pero me encanta, es una bendición”, explica el neoyorquino de origen puertorriqueño en una entrevista.

Es así como la imagen de Ramos está en todas partes. Fue portada de los últimos números de The Hollywood Reporter y la revista Time, que dedicó un ejemplar a los líderes de la nueva generación. Además, esta semana actuó en el programa de James Corden y su rostro llena carteles para promocionar la película musical.

“Los carteles están genial. Pero no doy por sentado nada, trato de disfrutarlo porque sé que es un regalo”, afirmó.

“Quería 12 temazos”

Las doce canciones de “Love and Lies” mezclan ritmos caribeños, “afro-beat”, reguetón, “R&B” y música electrónica con un denominador común: “Que la gente se sienta bien al escucharlo”.

“Que quiera perrear, que quiera hacer el amor”, dice Ramos, quien se propuso que cada uno de los temas fuera un rompepistas. “Cuando lo escucho, yo lo siento así”, asegura.

“Blessings”, producida por One Love (Jennifer López, Madison Beer) y Will Wells (Imagine Dragons), abre el disco con ritmos tropicales que recuerdan a los sonidos que Ramos escuchó cuando crecía.

A continuación, temas como “Échale” y “Right Now” se acercan más al reguetón o, como puntualiza él, cubatón.

“Estaba en un taxi de Cuba, escuché una canción y le pregunté al taxista ‘¿qué es?’ y me dijo ‘es cubatón’. Compré 10 discos para escuchar esos ritmos. Entonces hablé con Andrés (Torres) y Mauricio (Rengifo), los productores de ‘Despacito’, y les pregunté si podíamos hacer una canción así”, señala.

Otras pistas, como “Say Less”, recuerdan al “R&B” de The Weeknd. Aunque la favorita de Ramos para la pista de baile es “Lose My Mind”, repleta de sintetizadores y guiños al synth-pop, ya que está producida por Dave Stewart, la mitad de Eurythmics.

Ramos cierra el disco con el tema más personal “I Can’t Get By“. “Es sobre una situación en la que no sabes lo que va a pasar, en la que has hecho lo mismo durante un tiempo y nada cambia”, describe.

La perseverancia como su brújula

No hace mucho que Ramos peleaba por conseguir audiciones para las obras de Lin-Manuel Miranda que finalmente lo lanzaron al éxito, “Hamilton” e “In The Heights”. Durante un tiempo invertía lo ganado como actor para grabar su propia música.

“Mi familia luchó mucho cuando yo crecí. Mi madre crió a tres hijos por su cuenta y éramos una familia de bajos ingresos. En el barrio había alcohol, drogas, violencia… Y todo tipo de cosas que podrían haber hecho que hoy yo no estuviera dando entrevistas”, recuerda.

Pero el artista ha dejado atrás la intimidad de su debut, “The Good & The Bad”, y ha apostado por lanzar un disco festivo que llene de alegría a la gente, después de un año difícil por la pandemia.

Publicidad

Compaginando la música y el canto

“Es difícil compaginar la música y la actuación porque son trabajos ‘full time’ -reconoce-. Hay días en los que pienso que estaré libre y no. Pero soy músico y actor, me gusta hacer arte y me acostumbre a esto”.

Asimismo, compartió que su receta secreta para seguir adelante es dedicarse de lleno a los proyectos que emprende. “Estar concentrado en todo momento. Presente. Si estoy en el estudio, estoy en el estudio y ya está. Es todo lo que pienso. Y si tengo que estar en un rodaje en dos horas, lo pensaré cuando llegue”, puntualizó.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad