Publicidad

Amanda Bynes vuelve a generar alarma a un mes del fin de su tutela

amanda bynes
Foto: cortesía IG @amandabynesnews

El pasado 22 de marzo se le puso punto y fin a la tutela de la actriz Amanda Bynes. Tanto ella como sus padres, quienes controlaban los asuntos de la joven de 36 años de edad, estaban de acuerdo con que los problemas psiquiátricos de Amanda estaban bajo control, pero parece que se apresuraron.

Publicidad

La exchica Nickelodeon sostuvo una fuerte discusión con su prometido, Paul Michael, quien tuvo que llamar a la policía para pedir ayuda ante la actitud errática de una recién emancipada Amanda Bynes.

Los hechos se registraron en la madrugada de hoy jueves 28 de abril, luego que la otrora figura televisiva acusara a su pareja de consumir crack, según un reporte de TMZ.

Contrapunteo

A las 7:10 de la mañana (hora local) Amanda subió un video en su cuenta en Instagram donde aseguró que capturó a su novio viendo porno «milf» (mujeres maduras con muchachitos) y lo acusó de tener un escondite de crack.

En medio de la discusión, ella perdió los papeles y pidió que la policía sometiera a su futuro esposo a someterse a una prueba antidrogas, en la que el hombre salió limpio.

«Paul me dijo que dejó de tomar sus medicamentos. Miré su teléfono y estaba viendo pornografía de madre e hijo. Destrozó la casa de su madre. Rompió todas sus fotos y poner salmón debajo de su cama», comentó Bynes vía Instagram.

Agregó que «su comportamiento es alarmante y tengo miedo de lo que hará», al tiempo que resaltó que Paul viene usando la droga desde hace seis meses, por lo que «necesita ayuda seria».

No obstante, la ayuda no vendrá de ella, pues confesó que lo desalojó de su casa, dando a entender que la relación terminó.

Publicidad

Por su parte, Paul Michael le dijo a la policía que Amanda había estado tomando su adderall y estaba fuera de control. Reconoció también que la protagonista de varias series de televisión lo echó de su casa, pero él se quedó hasta que llegó la policía.

También a través de su perfil en Instagram, refutó los comentarios de su inquisidora y desconoció sus argumentos: «no sé de qué diablos está hablando», dijo.

Publicidad
Publicidad