Publicidad

Adalberto Santiago: La salsa nunca muere

Adalberto Santiago
Foto: Cheo Pacheco

La primera vez que Adalberto Santiago pisó suelo venezolano fue en 1966, cuando pertenecía a la orquesta de Willie  Rosario.

Publicidad

Luego con cada agrupación en la que estuvo tuvo oportunidad de volver. Sobre todo en la época cuando compartió en las filas de la orquesta de Ray Barreto. «Fue una época muy bonita, porque prácticamente recorrimos el mundo y Venezuela era una de nuestras mejores plazas», recordó el legendario salsero durante su última visita al país.

Santiago también dijo que ese viaje con Rosario fue la primera vez que salió de su Puerto Rico natal. Ya para ese momento, lo conocían como el Elvis Presley de la salsa. Esto porque lo comparaban con los movimientos en escena del llamado Rey del rock y por su galanura.

Incluso, tiene en su haber el hecho de que fue el primero en bailar con un bajo en escena. Algo que muchos pensaron que había sido ocurrencia del venezolano Oscar D’León, a quien lo une una larga amistad.

Luego de su exitosa presentación en el salón Venezuela del Círculo Militar, donde interpretó clásicos como «Quítate la máscara», «La noche más linda del mundo» y «Échate pa’ llá», entre muchos otros, es casi un hecho de que volverá en junio y octubre a los festivales de la salsa que ya se preparan. «Solo quiero la invitación, porque me encantaría reencontrarme seguido con los salseros venezolanos. Aquí hay mucho talento, más de lo que afuera se imaginan. Y siempre es un gusto volver y más a un festival como ese», dijo.

—Está en auge en unas ocasiones más que en otras ¿Cómo ha hecho la salsa para mantenerse?

—Eso es muy sencillo de explicar: la salsa no muere. Primero fue el merengue y la salsa ahí. Luego vino la que yo llamé salsa de habitación (erótica) y si bien algunos nos adaptamos a ella, no dejamos de cantar nuestros temas de siempre.

—Actualmente con el auge del reguetón ¿cree que esa realidad pueda cambiar, por cuanto son muy pocos los salseros jóvenes?

—Los muchachos que están en el reguetón dicen que aprendieron de nosotros. Porque todo viene derivado de la música tropical. Además, nuestra gente se encarga de mantenerla viva. Voy a otros países y veo muchos latinos… Es cuestión de que vendrán y vendrán géneros y la salsa no muere. 

Publicidad
—¿Qué le aconseja a las nuevas generaciones?

—La disciplina es lo primordial. También tienen que formarse un compromiso. Ser responsable, cuidarse de las drogas y descansar lo más que se pueda. Porque uno tiene tanto trabajo que, a veces, se le olvida.

—Siendo de los pocos originales que quedan de Las Estrellas de Fania, ¿Por qué cree que más nunca se dio un fenómeno similar?

—Los grupos son como los matrimonios. Las relaciones se terminan por incompatibilidad de caracteres (risas). Dios bendiga a mis compañeros que ya no están, porque son espíritus que siempre nos guían. Cuando murió el cacique (Jerry Masucci) las cosas ya no fueron iguales. Gracias a la Fania nos pusieron (a los salseros) en el mapa.

Deja un comentario

Publicidad
Publicidad