Publicidad

A Luis Gerardo Tovar le faltó ser el novio de la madrina

Luis Gerardo Tovar
Foto: Cortesía Discogs
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

En la delgadez de su físico llamaba la atención el poblado bigote negro que abrigaba su nariz aguileña. La profundidad de su voz y la cadencia que le imprimía acentuaron su presencia en los medios audiovisuales, donde, además, se desarrolló en diferentes campos con igual éxito.

Publicidad

Nada mal para el pequeño nacido en El Guarataro que fue aplaudido como locutor, actor, declamador, compositor y productor musical, sin esconder su identidad real, tras el manto de un nombre artístico. Luis Gerardo Tovar dejó recuerdos que han sobrevivido a su desaparición física, ocurrida el 25 de octubre de 1991.

Puro lomito

El gusanillo del que suelen hablar los artistas se le alborotó a Luis Gerardo, mientras cursaba bachillerato en el Liceo Fermín Toro. Siendo condiscípulo de Román Chalbaud, tuvo como profesor de arte dramático al mítico Alberto de Paz y Mateos, quien lo ayudó a descubrir una vocación que lo llevaría a París para seguir su formación. En la capital francesa, continuó su aprendizaje con el rumano Eugene Ionesco, padre del teatro del absurdo.

En el viejo continente, le surgió la oportunidad de trabajar como escritor y locutor para América Latina de la BBC de Londres. Repitió esta experiencia con Radio Francia Internacional, Deutsch Welle de Alemania, RAI de Italia y Radio Nacional de España.

De vuelta a Venezuela, incursionó en la actuación. Primero en cine con «Caín adolescente», dirigida por su excompañero Chalbaud, y luego en televisión, integrando los elencos de títulos tan importantes como «La loba», «La guaricha», «La señorita Elena», «Mariana de la noche» y «Daniela».

Destaca en su currículo, haber compartido con las leyendas francesas Catherine Deneuve e Yves Montand, en «Le Sauvage», filme que contó con varias secuencias rodadas en Caracas y Maiquetía. En total, trabajó en ocho películas e igual número de telenovelas.

Por las características de su voz y la habilidad para manejarla, se ubicó entre los locutores más solicitados por las agencias de publicidad. También explotó su talento como declamador, a partir de la grabación del poema «Santo Domingo», realizada en suelo teutón con el acompañamiento del grupo italiano The Communicatives.

En 1982, condujo el programa «Hoy mismo» junto a Susana Duijm para Venezolana de Televisión y escribió «La cucarachita Martínez», basada en el cuento de Antonio Arráiz, para Venevisión, con Joselo y Mary Soliani como protagonistas. Tres años después, creó la comedia musical «Secretos del triunfo», con un elenco encabezado por Guillermo Dávila.

Luego de desempeñarse como libretista del programa «Tú y yo con…», transmitido por Televen, con Carlos Omobono al frente, se dedicó a escribir teatro infantil hasta sus últimos días.

Publicidad

Doblete

Luis Gerardo Tovar fue el artífice de los triunfos de Venezuela en el Festival OTI de la Canción. Aunque en 1979 Delia Dorta acarició la gloria con su inolvidable «Cuando era niño», debió conformarse con un segundo lugar que fue superado, años después, cuando Tovar depositó su confianza en un quinteto de chicos descubierto en una discoteca.

Nacido el grupo Unicornio, compuso a cuatro manos «Puedes contar conmigo» con Carlos Moreán. El 27 de noviembre de 1982 el país ganó por primera vez. La segunda fue el 24 de octubre de 1987, cuando Alfredo Alejandro logró la mayoría de los votos con «La felicidad está en un rincón de tu corazón«, firmada por el mismo autor.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad