Publicidad

«A Classic Horror Story»: un viaje accidentado

A Classic Horror Story
Foto: Cortesía Netflix
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las expectativas eran grandes con el estreno en Netflix del filme italiano «A Classic Horror Story». Cuatro personas desconocidas se cruzan para compartir una plaza en una caravana que viaja al sur de Italia. Ninguno se conoce y, como suele ser habitual en estos casos, tampoco conocen al conductor de la unidad. Quien, por cierto, ya de entrada hace que uno empiece a detestar la película.

Publicidad

Mientras los minutos pasan y se adentran en territorio poco transitado, van soltando datos escuetos de quiénes son o qué hacen, los justos para mantener la tensión y generar la incertidumbre. Todos parecen esconder algo, sufrir algo, escapar de algo, y a pesar de sus diferencias, poco interés despiertan sus historias personales, problema de guion quizás. Pero esa ambigüedad moral a la que quieren echar mano se queda corta y se difumina en medio del desorden.

A decir verdad, uno no tarda ni 10 minutos en atar los cabos, echar sus cuentas y saber quién del grupo está detrás del horror que vendrá. Es tan obvio que, con esto en mente, la película se vuelve insufrible. Sobre todo porque descubres el pasticho que es, y que se arma con otras como «Hostel» de Eli Roth o la misma «Infierno Verde», con algo de «La masacre de Texas» y un poco de «La aldea».

Mucho de aquello y poco de todo

El recorrido hace que este proyecto de hora y media se vuelva eterno. Con una acción interrumpida constantemente con elementos de suspenso que no aportan nada al desarrollo inmediato de la trama, para ir quedando solapados por otros. El vericueto da un giro al final, en su último acto, con una sorpresa interesante. La cual critica la falta de empatía frente al sensacionalismo de las redes sociales. Pero la confusión del mensaje es tan fuerte que no es para nada sencillo llegar a ese atisbo de coherencia.

Exceso de sangre, brutalidad extrema, escenas que recuerdan algo pero que juntas no dicen nada, sí, por allí van los tiros. Roberto de Feo y Paolo Strippoli dirigen el filme cuya tensión inicia en el momento que la caravana choca contra un árbol en la carretera.

Publicidad

El vehículo acaba extrañamente en medio de un bosque en el que solo hay una casa de madera, unas máscaras colgando, nada de señal para pedir auxilio y la leyenda de unos seres horribles que solo conoce nuestro conductor.

Vea «A Classic Horror Story» si no tiene nada qué hacer, si quiere mojarse las manos con algo de cine italiano o si le gusta encontrar en las películas referentes de otras. Quizás solo así se entretenga.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad