A clase

Bad Bunny no deja de producir titulares. Uno de los más recientes está relacionado con la decisión del director asociado de la Escuela de Periodismo y Estudios Mediáticos de la Universidad Estatal de San Diego, Nathian Shae Rodríguez, de programar una clase de posgrado para la primavera de 2023, dedicada al artista puertorriqueño.

El académico argumenta que más allá del nombre, hay todo un mensaje de representación de la cultura latina, del manejo de medios de comunicación y de activismo a favor de diferentes causas que forman parte del mensaje implícito y explícito del boricua, por lo cual vale la pena prestarle atención.

A ello se suma, obviamente, el interés que genera un cantante que apenas en seis años ha marcado importantes hitos en la industria musical, más allá de que su propuesta pueda carecer de atractivo para algunos sectores del público. Aunque eso se soluciona fácil: a quien no le guste, que no lo escuche.

En el palmarés de Bad Bunny destacan: primer artista urbano latino en la portada de la revista Rolling Stone, primer hombre en la portada de la revista Playboy, primer artista latino y primer álbum latino en encabezar las descargas mundiales de Spotify, primer álbum completo en español en puntear la cartelera Billboard 200, primer artista en lograr que 100 de sus videos superen los 100 millones de reproducciones, primer latino en ganar el MTV como artista del año y primer cantante en llenar dos noches consecutivas el Petco Park de San Diego.

Unas perlitas más. En 2020, la ASCAP lo premió como compositor del año y su canción Pero ya no fue incluida en la campaña presidencial de Joe Biden. Y hasta mediados de septiembre de este año, su gira World’s Hottest Tour se mantenía como la más rentable, con un promedio de ganancias de 8,6 millones de dólares, por encima de The Rolling Stones, Red Hot Chili Peppers, Coldplay y Elton John. ¡Una pelusa!

A esto se suma su punch comercial, como pueden dar fe Crocs y Adidas que agotan, de forma inmediata, cualquier producto asociado al nombre del puertorriqueño.

Las razones del éxito de Bad Bunny son difíciles de determinar. Publicaciones del mundo destacan su libertad creativa, su canto dialogado, su tránsito de la ira al amor en un mismo tema, su ausencia de prejuicios, su imagen provocadora y rompedora, su compromiso con causas sociales y políticas como el acoso sexual y la mala gestión de los servicios en su isla natal.

Incluso The Guardian no escatima y, antes de entrar en detalles, sentencia: “La estrella pop más grande del mundo”. Aunque para algunos pueda parecer una exageración, lo que resulta evidente es su capacidad de conectar con el mundo, sin sacrificar el español. Algo tendrá, ¿no?

Deja un comentario

Lo último

¿Belinda en una nueva relación con un magnate? Esto dice la cantante

La cantante habló sobre su situación amorosa

Valentina Sánchez pidió disculpas por comentarios contra miss colombiana

La presentadora de televisión emitió su opinión en plena transmisión en vivo

«El señor de los cielos» revive con «nuevas historias e intrigas»

El personaje de Rafael Amaya volverá respirar, porque "hierba mala nunca muere"

¡Qué fuerte! Kanye West dijo que Hitler fue «un tipo genial»

El rapero volvió a hacer comentarios antisemitas y negó el Holocausto

¡Entérate! Todo está listo para el Cúsica Fest en la USB

Bomba Estéreo forma parte del cartel de artistas

El estado Lara se quedó con el título de Míster Universo Venezuela

La gala dio oportunidad para hacer importantes anuncios sobre la organización de belleza

Festejamos el cumpleaños número 34 de Zoe Kravitz, la última «Gatúbela»

La actriz celebra este 1 de diciembre un año más de vida

Cynthia Erivo será una mujer moralmente cuestionable en «Raising Wild»

Renée Zellweger servirá como productora ejecutiva del proyecto

Especiales