Publicidad

Héctor Lavoe: 28 años sin el “cantante de los cantantes”

Foto: IG @hectorlavoevive
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

En 1993, tal día como hoy fallece en Estados Unidos el “cantante de los cantantes”: Héctor Lavoe (Héctor Juan Pérez Martínez), a causa de un paro cardíaco. Tenía 46 años.

Publicidad

De eso se cumplen ya 28 años. El artista, sin embargo, sigue siendo un referente musical para el mundo y para muchos vocalistas. “En su forma maravillosa de cantar, en su forma jocosa de ser, encerraba la esencia del pueblo latino, de lo que sufre y goza y ríe y llora un pueblo”, dijo de él otro gran cantante boricua, Cheo Feliciano (1935-2014). 

Como en muchas celebridades, su muerte prematura agigantó su figura artística en el continente, que sigue venerando su voz y su recuerdo.

Primeros años

Héctor Lavoe nació en el barrio de Machuelo Debajo de la Cantera de su querida y siempre recordada Ponce, Puerto Rico.

Fue allí donde desarrolló su carrera musical, ya que a los 14 años empezó a hacerse conocido cantando en un grupo de su zona. Y aunque su padre quería que sea un gran saxofonista, el intérprete de “Juanito alimaña” decidió cantar gracias a la influencia de los cantantes Cheo Feliciano e Ismael Rivera.

A sus 21 años, Héctor formaba parte de la banda “The New Yorker”, aunque eso cambió de manera repentina, ya que en el local donde se presentaba, también lo hacía Willie Colón, gran compositor y trompetista, quien se quedó impresionado con la voz del puertorriqueño. Él y Johnny Pacheco le ofrecieron grabar para la Fania Records.

Sin duda alguna, el salsero vivió el mejor momento de su carrera cuando trabajaba con el astro Willie Colón, quien era el encargado de todos los proyectos que tenían en la industria de la salsa.

La dupla Lavoe-Colón empezó en 1967, donde grabaron grandes éxitos tales como “El día de mi suerte”, “Aguanile”, “Juana Peña”, “Barrunto” “Calle luna, calle sol”. Aunque estaban en su mejor momento, en 1974, Willie decide hacer una pausa y dejar a Lavoe para empezar su carrera como solista. Aunque Héctor se sintió traicionado, su propia carrera en solitario lo encumbraría aún más.

“Fania All Stars”, 1968

Desde su creación en 1968, la leyenda musical, también integró la orquesta salsera “Fania All Stars”, hasta sus últimos años de vida; Lavoe fue uno de los artistas principales del sello Fania Records, así como de la Fania All Stars.

Con ellos grabó varias canciones que se convirtieron en éxitos musicales, tales como “Mi gente”, “El rey de la puntualidad”, “Ublabadú”, “Siento” y más temas que salieron en el disco recopilatorio “Fania All-Stars with Hector Lavoe” en 1997.

Y como dice la canción “Todo tiene su final”, tristemente a finales de los años sesenta se vuelve adicto a las drogas, y de allí en adelante se incrementaron los problemas personales. En más de un escenario deja plantado al público.

Lo mejor estaba por venir, 1975-1987

Pronto llegó la separación. A pesar de ya no trabajar con Willie Colón, este le pidió al compositor Rubén Blades ceder la canción “El cantante” a Lavoe, ya que se asemejaba a su ritmo de vida. Ese es uno de sus temas más emblemáticos.

Luego de separarse musicalmente de Willie Colón, Lavoe inició su carrera como cantante solista aunque siguió recibiendo el apoyo de Colón, quien comenzó a producir algunos de sus álbumes, a lo largo de su carrera. También recibió el apoyo de su casa discográfica, el sello Fania, quien decidió lanzar a sus cantantes más exitosos como solistas

En 1975 cuando publicó su primer álbum en solitario llamado “La voz”, de acá destacaron los temas “Rompe saragüey”, “Emborráchame de amor”, “Un amor de la calle”, “Paraíso de dulzura”, “El todopoderoso”, el bolero “Tus ojos” y “Mi gente”, que fue un tema insignia en los conciertos que realizó Lavoe cuando se presentaba como solista o con la Fania All Stars.

Fallecimiento, 1993

La salud de Lavoe estuvo muy resentida en su última época. En 1991, Héctor tuvo un derrame cerebral que le quitó la movilidad de medio rostro y le quitó definitivamente la capacidad de cantar e incluso de hablar de manera clara. Se cree que la última actuación pública de Lavoe fue en el club SOB’s en Manhattan, en 1992.

Pasó sus últimos años en Nueva York presentándose frente a la gente que tristemente lo veía deteriorarse en la tarima.

Expiró su último aliento en el Memorial Hospital de la Gran Manzana, tras un paro cardíaco causado por complicaciones del sida que había contraído durante los años 1980 tras inyectarse una aguja infectada. ​

Como se recordará, el sonero Héctor Lavoe tuvo una vida llena de éxito pero a su vez no supo sobrellevar el peso de la fama.

Publicidad

El cantante que conquistó continentes, descansa en el Cementerio Civil de Ponce, Puerto Rico, al lado de su hijo Héctor Pérez Jr. y su esposa Nilda “Puchi” Román, fallecida en 2002.

Actualmente existen dos monumentos en su honor. El primero en Ponce, Puerto Rico y el segundo en el Callao, Perú.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad